Blog

Curso de Primer Nivel de Reiki

El  próximo curso de Primer Nivel de Reiki es el 2 de febrero de 2019 /h4>
 

¿Qué es el Reiki?

El Reiki es un método de sanación japonés que equilibra la energía del organismo,  favoreciendo la capacidad  del cuerpo para curarse  a sí mismo.

A nivel psicológico, el Reiki sumerge a la persona en un profundo estado de relajación y de paz. A nivel físico, calma el dolor, refuerza el sistema inmunológico y fortalece el cuerpo ante la enfermedad..

.

Curso de Primer Nivel de Reiki

En el curso  se explica lo que es el Reiki, se enseñan diversas técnicas para aplicarlas tanto a uno mismo como a los demás y se hacen practicas entre los alumnos.

Después de un curso de primer nivel de Reiki los alumnos tienen los conocimientos y las habilidades básicas para aplicar el Reiki a uno mismo y a sus seres cercanos, la practica fortalece y desarrolla esta capacidad.

El horario es de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 (8 horas en total)

El precio de inscripción es de 100€.  Para apuntarse al curso hay  que enviar un email a: info@reikimadrid.com o llamar/escribir un whatsapp al número: 650127217  Se paga en metálico el mismo día del curso.

El profesor del curso es Francisco  Cardona. Consulta su curriculum en:  ltar en:  https://www.reikimadrid.com/tratamientos.htm

Aquí  puedes  leer las opiniones de los  alumnos que han estudiado Reiki con Francisco Cardona. Página de Google + de ReikiMadrid
¨

La información completa del curso esta en https://www.reikimadrid.com/cursodereiki1.htm

Reiki en el final de la vida.

Articulo escrito por Taryn Walker

Cuando mi abuelo comenzó a mostrar signos de estar listo para dejar este mundo le pregunté si quería un tratamiento de Reiki a distancia. Yo no podía viajar físicamente a donde estaba el, así que fue una verdadera bendición que el Reiki no tenga fronteras.
Hubo una textura especial en esta sesión de Reiki a distancia que no había experimentado antes. Era más etéreo y de otro mundo que de costumbre y había una profunda sensación de paz y una alegría que siempre recordaré. Sentí una conexión fuerte e inconfundible con- mi abuelo y yo podía sentir lo aliviado que se iba al dejar atrás el dolor que había experimentado en sus últimos años.
Mi abuela, que estaba a su lado cuando recibió el tratamiento a distancia, ime informó que él estaba mucho más tranquilo y en paz después de la sesión de lo que había estado en los días anteriores.
Los yoguis tibetanos enseñan que empmento final de la vida es una oportunidad especial para la auto-realización. Muchas personas, especialmente los que no han hecho mucho trabajo espiritual en esta vida, se vuelven temerosos de esta toma de conciencia en el momento de la muerte y pierden la oportunidad de fusionarse con una conciencia superior. Sobre la base de esta sabiduría, hablé telepáticamente a mi abuelo durante la sesión, y le aseguré que era seguro que avanzara hacia la brillante luz de la conciencia pura. Le ayudé a reconocer esta luz como su verdadera esencia. ¡Fue un momento muy hermoso!.
Reiki es perfecto para esta época ya que relaja muy fácilmente a una persona y nos permite un conocimiento más profundo de lo que somos más allá del cuerpo físico. Estoy muy agradecida por haber tenido la oportunidad de haber sostenido el espacio para que mi abuelo conectara con el Reiki en un momento de su vida tan especial.
Aquí hay algunas pautas basadas en el método que utilicé para esta sesión de Reiki a distancia:
1) Establecer un tiempo que les venga bien a usted y al receptor, asegurándose de que usted tiene su permiso para darler Reiki.
2) Crear un espacio sagrado para la sesión. Utilice salvia y / o incienso para limpiar el espacio, reproducir música relajante, luz de velasz y así sucesivamente.
3) Escriba el nombre de la persona en un pedazo de papel junto con el símbolo de la sanación a distancia.
4) Utilice la técnica de sanación a distancia que le enseñó su maestro y ofrezca Reiki tal como lo haría en una sesión ordinaria, con el misma intención y sinceridad.
5) Enviar pensamientos positivos y mensajes alentadores al receptor acerca de esta momento especial que es el final de la vida física..
6) Después de la sesión ofrezca un pensamiento de gratitud a la Conciencia Divina por la sanación que ha tenido lugar. Apártese usted como autor de estas acciones y reconozca la verdadera fuente de curación.
Esta experiencia de compartir Reiki con mi abuelo en el momento de su muerte me ha ayudado a aceptar la muerte como una parte inevitable de la vida. Me ha ayudado a ver la muerte como una hermosa transición a otra dimensión y me ha hecho más consciente de la creación de una vida de la que no me arrepienta en el momento de mi propia muerte. ¡Qué hermoso regalo es esto!

Taryn Walker es una Maestra de Reiki que desea inspirar a la gente a darse cuenta de que son milagrosos Ella cree que el Reiki puede Taryn Walkerrevelar nuestra capacidad natural para sanarnos a nosotros mismos y esto nos da el poder de tomar la responsabilidad de nuestras vidas. Ella trabaja mucho con el Reiki a distanciai y le encanta la forma en que permite a las personas experimentar la ilusión de la separación. Taryn se siente agradecida por ser capaz de conectar con sus clientes de Reiki, incluso mientras viaja. Ella vive habitualmente en una pequeña isla en Tailandia, donde practica y enseña Reiki, pero se encuentra “en casa” donde quiera que esté. Taryn disfruta de yoga, la naturaleza, la creación de arte, la cocina y la búsqueda de la magia en lugares “comunes”.

Traducción realizada por Francisco Cardona. Articulo original en ingles: http://reikirays.com/27347/reiki-at-the-end-of-life/

Como empecé a ser Sanador.

En febrero de 1982 mi abuelo estaba ingresado en el hospital muy enfermo. Una noche mientras meditaba, sentí la necesidad de ver cómo se encontraba. Me visualicé frente a él poniendo mis manos sobre su cuerpo. Tuve la sensación de que la energía se le escapaba por el abdomen, como si tuviera un agujero. Intenté llenar ese vacío energético y al hacerlo sentí mucho calor en mis manos. Sin embargo, sabía que lo que había hecho no bastaba y que no podía evitar el inminente final de su vida.

Me sentí muy frustrado al pensar que no podía ayudarle y durante los dos días siguientes a esta experiencia estaba muy preocupado por él y muy nervioso. La tarde del segundo día mi abuelo falleció, yo sentía que iba a morir con él.

Durante los meses siguientes a su partida, sentí un cúmulo de emociones que era incapaz de distinguir y que me causaban mucha ansiedad y un tremendo sufrimiento…

Pero una mañana del mes de mayo al comenzar a meditar, comprendí que cuando murió mi abuelo “algo” me había pasado y ya no había vuelta atrás. En ese instante me rendí a lo desconocido, confíe en el Universo e inmediatamente me sentí por fin en paz. Acepté qué más allá de la razón había algo y desde entonces ese “algo” es una parte fundamental de mi vida.

Los siguientes años me dediqué a intentar entender e integrar qué fue lo que me pasó durante esos días.

La Autoestima y el Amor Incondicional.

Una amiga me escribió hace algún tiempo este email:

“Encontré una forma de amor incondicional, racional y me aventuro a decir científico muy, muy material y a la vez muy, muy filosófico. Te cuento: el cuerpo, está formado por miles de millones de células de distinto tipo; cada una de ellas, experta en hacer su trabajo y realizar su función vital. Esas células permaneces con cada uno/a, durante toda la vida, pero no son las células originales, son las hijas, de las hijas…, de las primeras células. Así durante generaciones y generaciones de nuevas células que nacen y mueren en cada cuerpo humano.

Si yo considero cada una de “mis” células como un ser vivo, con su propia finalidad, sus propias intenciones y metas en la vida, ¿qué hacen tanto tiempo juntas todas “mis” células? Están conmigo cuando respiro, cuando estoy despierta, y cuando estoy dormida. Obviamente me deben querer mucho. muchísimo, cuando no se van a vivir su propia vida en otro sitio. Eso tiene que ser amor incondicional. Porque nunca me exigen cosa alguna. Sólo están aquí, conmigo, durante generaciones y generaciones. mirándolo así es un completo milagro, sobre todo con la cantidad de perrerías que les hago. Jajajajajajajajajajajajajaja.

Pues imagínate que todo esto lo pienso a nivel molecular, o a nivel atómico, más pequeño todavía. Se te va la olla de los millones y miles de millones de átomos que están contigo durante toda la vida, aunque esta durase sólo unos segundos”.

Entonces pensé hacia lo grande, lo cósmico e infinito. Si mis células están siempre aquí conmigo, y yo me encargo de comer, dormir, cuidarme, y con eso ellas se nutren y prosperan y son felices porque además de estar conmigo porque quieren están bien cuidadas y tienen todo lo que necesitan. Qué no hará el gran universo por mí, que soy estupenda y estoy formando parte del cosmos. Pues entonces tengo que ser muy importante para el universo y se tiene que encargar de que no me falte de nada y de que yo esté muy bien y muy feliz aún cuando me esté sintiendo mal, igual que a cada una de mis células no les falta de nada porque se lo proporciona mi propio cuerpo, y yo con mis acciones cotidianas, como comer, beber, o dormir.

Muy lógico, ¿no? “

Sobre mi

Me llamo Francisco Cardona y desde siempre he sentido que había algo más allá de la materia, una energía intangible que habita en las formas y da vida a todas las cosas. Mi inclinación natural hacia el mundo de la espiritualidad me condujo a la sanación en el año 1982. Empecé estudiando Control Mental Silva en 1984 y gracias a él, descubrí un sistema de terapia a distancia que he practicado durante muchos años. Desde entonces, he aprendido múltiples formas de tratar el dolor, tanto a nivel físico, como mental, emocional y anímico. Sin embargo, quería encontrar una forma de ayudar a los demás que, a la vez, permitiera al paciente implicarse activamente en su propio proceso de curación. Fue así como en el 2003 llegué al Reiki y me dio la respuesta que buscaba. Tras recibir mi primera maestría de Reiki de manos de Antonio Moraga en el 2004, decidí hacerme maestro de Reiki, como vía de expresión personal y también para mostrar al mundo lo que soy.

Investigando el camino de acceso a un Reiki más puro y cercano a sus raíces, llegué por fin a Hiroshi Doi, fundador del Gendai Reiki Ho y en el 2006 obtuve la Maestría de Reiki Gendai con Hiroshi Doi y en Komyo Reiki (Reiki de la Luz Brillante) con Hyakuten Inamoto.